miércoles, 11 de enero de 2012

Retahilas: transmisión cultural y herramienta docente



En este nuevo post hablaremos sobre las retahílas, o como muchos las conocen o las usan como trabalenguas , como poesías o rifas.
En este caso y concretamente nos referimos a las típicas retahílas que todos hemos usado en nuestros juegos de calle o populares “para  echar  a suertes”, es decir esas canciones o pequeñas poesías que servían para hacer parejas del juego, para indicar quien se la quedaba o para hacer equipos.
Importante también es la transmisión de cultura que se realiza a través de estas palabras, ya que en cada región o zona hay diferentes retahílas propias y significativas para determinadas culturas.
Muchas son muy conocidas como “en la casa de pinocho, todos cuentas hasta ocho, uno, dos tres, cuatro…”, y a quien le tocaba el número 8 pues se la quedaba a un determinado juego.
Pues bien, este tipo de cancioncillas servían para dos aspectos fundamentales para un profesor, no sólo de educación física, sino para cualquier otro; para, por un lado servir como instrumento de transmisión cultural y por otro porque es una forma rápida y sencilla de decidir quién queremos que participe, cómo, cuándo y con qué intensidad en un determinado juego o actividad. Y que está claro que el profesor puede determinar a quién le toca la suerte  o no.
Por otro lado en este post, y en la búsqueda de que el blog sea más social pido  a otros profesionales o cualquier interesado que aporte otras retahílas que no incluyamos en el blog, a modo de recopilación. Lo podéis hacer a través de twitter, en los comentarios o mediante la fanpage de facebook.

Aquí tenéis algunos ejemplos de retahílas:
Una oveja mató un gato
en la calle veinticuatro.
Una, dos y tres,
al que le salga el seis:
Una, dos ,tres,
cuatro, cinco, seis.

Uni, dori, teri,
cateri, viri, virón,
cuéntalas bien
que las doce son.
Una, dos, tres,
cuatro, cinco, seis,
siete, ocho, nueve,
diez, once y doce.
En un café
se rifa un pez
a quien le toque
el número tres.
Una, dos y tres.

La gallina napolitana
cada día pone un huevo.
Pone uno, pone dos, pone tres,
pone cuatro, pone cinco, pone seis,
 pone siete a la semana.


Pito pito colorito,
dónde vas tu tan bonito.
A la era verdadera
¡pin, pon fuera!

Tengo un gallo en la cocina
que me dice la mentira.
Tengo un gallo en el corral
que me dice la verdad.


Un gato se tiro a un pozo,
las tripas le hicieron gua.
Arre moto piti poto,
arre moto pitipá, salvado estás.


Una, dola, tela, catola,
quila, quilete,
estaba la reina en su gabinete.
Vino Gil apagó el candil,
candil candilón,
cuenta las veinte que las viente son.

En el arca de Noe
todos caben, todos caben.
En el arca de Noe
todos caben y tú también

Melón ,melón,
sandía, sandía, tu serán un gran policía.
Sandía, sandía, melón, melón,
tu serás un gran ladrón.

Zapatito blanco,
 zapatito azul,
dime cuántos años tienes tú:
1,2,3,4,5,6,7,8,9,10….



No hay comentarios:

Publicar un comentario